Index

Home
El casco
Las herraduras
Transición
Laminitis
Estrategia
Breakover
Despalme 1
Despalme 2
Herramientas
Mas temas
Photo Gallery
Anterior Siguiente

Las Herraduras Dañan el Casco

Cuando las herraduras se sacan, casi todos los caballos tienen un daño sustancial en sus cascos. El tiempo que toma para sanarlos es lo que nosotros llamamos “el año de transición”. El caballo que ocasionalmente no tiene que pasar por esta transición, generalmente ha sido herrado sólo por unos pocos meses.

Las herraduras de hierro parecen haber sido inventadas en Europa durante la Edad Media para evitar que se le cayeran los cascos cuando los caballos de los caballeros tenían que vivir durante meses en establos llenos de excrementos cuando sus castillos estaban sitiados. En esa época, nadie sabía de la anatomía ni de la fisiología, por lo que no existía ninguna posibilidad para estudiar lo que las herraduras les estaban haciendo a los cascos y a las patas.

Los caballos hoy en día son animales de alto precio y compañeros apreciados. Una vida larga y plena es un factor importante para la mayoría de los dueños de caballos. Por lo tanto, es hora de repensar en el uso de las herraduras.

Existen más de una docena de formas en que las herraduras perjudican los cascos, patas y sistema circulatorio del caballo. (Lea A Lifetime of Soundness de la Dra. Hiltrud Strasser.) El daño más grave proviene de la pérdida de circulación en el casco, y la pérdida de absorción de impacto en la pisada.

Cuando el caballo pisa, la muralla que tiene forma cónica, se expande quedando más ancha en la parte de abajo; cuando la levanta, vuelve a su forma más “cerrada”. El casco al expandirse y contraerse actúa como una bomba. Al pisar; la sangre entra al casco y luego cuando levanta la pata, la sangre es bombeada hacia el corazón.

Una vez hice una estimación aproximada de que un caballo de tamaño mediano bombeaba a través de sus cascos 4 litros cada 20 pasos.

Las herraduras se clavan en el casco cuando está en la posición contraída, en la posición cuando levanta la pata. Con la herradura puesta, el casco no puede expandirse a su forma cónica, así es que el bombeo no funciona como debiera; por lo que no entra suficiente sangre y nutrientes dentro del casco. Por lo tanto, la calidad de la suela, muralla, y ranilla es pobre; las lesiones se demoran en sanar; y la línea blanca se deteriora con el tiempo ya que se estira.



El casco sin herraje, con su firmeza y flexión, puede absorber un impacto de hasta 900 kilos. Pero la herradura le quita la flexibilidad al casco, anulando el 75% de su capacidad para absorber el impacto. En vez, el impacto sube por su pierna dañando ligamentos y tendones que no están diseñados para resistir tanta conmoción.

Otro tipo de daño es que la herradura contrae al casco. El casco crece con forma cónica: mientras la muralla del casco crece, la base (la parte que toca el suelo) se ensancha. Pero la herradura hace que el tamaño que el casco tenía al ser herrado se mantenga. El casco crece más con una forma de cilindro. Los talones del cilindro se deben enroscar hacia dentro, lo que presiona mecánicamente en la muralla del casco, pudiendo producir resquebramiento de la muralla, daño en la línea blanca, o dolor navicular.

Abajo: a la izquierda vemos un casco con uña larga que no ha sido herrado para demostrarles que el casco a medida que crece se ensancha. A la derecha, un casco con uña larga que ha sido herrado, donde vemos que la herradura hace que el casco crezca en forma cilíndrica y con los talones encastillados.


Los cascos de los caballos no maduran hasta la edad de 5 años, que es cuando llega a su peso de adulto. Cuando un caballo joven es herrado, la tercera falange no puede ensancharse por lo que el casco termina siendo chico y contraído.

Es por esto y por muchas otras razones, que el caballo sin herraje tiene muchas ventajas sobre el herrado, tanto en salud como en ejecución.

Aquí citamos a Marco Polo en uno de sus viajes a China:

"Afganistán tiene excelentes caballos, extraordinarios por su velocidad. No están herrados, aunque son usados en terrenos montañosos y van a gran paso incluso cuando descienden, donde otros caballos no podrían o no querrían hacerlo.”

¿Puede mi caballo estar sin herraduras?

Muchas personas me preguntan si sus caballos pueden estar sin herraduras. Aquí detallo una serie de factores que le ayudaran a tomar su propia decisión.

1) Mi primera respuesta es que creo que si se le pregunta a cualquier caballo herrado éste nos contestaría que preferiría estar sin herraduras para así poder sentir el piso. El caballo depende de sus cascos para arrancar de los predadores, y se siente inseguro si no los puede sentir.

Incluso caballos muy viejos han podido con éxito ser dejados sin herraduras, aunque hay algunos casos en que los cascos estaban tan dañados que no tuvieron la oportunidad de vivir lo suficiente como para haber llegado hasta el final del proceso y haber experimentado una condición mejor.

2) La próxima respuesta es: “Todo caballo puede andar sin herraduras, a menos que la ambición de su dueño / jinete no se lo permita.” Hay situaciones en donde el caballo a la larga estaría mejor sin herraduras, pero el jinete tiene un programa de trabajo que no le permite perder tiempo, en el caso que el caballo necesite de un período de transición más largo; por ejemplo, un jinete juvenil que compite en un circuito de equitación tiene un límite de tiempo por su edad.

Las botas para cascos, además de la “estrategia de despalme de la línea blanca”, hacen posible que los caballos que tienen un mínimo de daño en sus cascos, pasen la transición sin dificultad. Cuando la gente se dé cuenta que pueden comenzar con los potrillos a muy temprana edad dejándolos sin herraduras, todo el problema se habrá evitado.

Existen situaciones en que los humanos les ponen herraduras a sus caballos para acrecentar las habilidades más allá de lo que la naturaleza les ha proveído. Un ejemplo de esto es un caballo de salto en cancha de pasto, adonde los caballos tienen que ponerles herraduras con tacos permitiéndoles con esto hacer giros más cortos y con mayor velocidad. Los tacos le dan la tracción al caballo, pero al mismo tiempo le sobre estresa los ligamentos y las articulaciones de las patas; no creemos que estos caballos llegaran a los 35 años en condiciones saludables ni que lo puedan montar.

(La Bota Suiza para Cascos fue diseñada para competir y se le pueden poner tacos. Esto permitirá que los tejidos internos del casco se mantengan sanos, pero los ligamentos y las articulaciones seguirán sufriendo el estrés.)

3) Algunos caballos trabajan en situaciones que requieren de protección para el casco. Por ejemplo, un caballo de tiro de carros que trabaja todo el día en caminos muy abrasivos, lo más probable es que desgaste sus cascos en forma más rápida de lo que le crecen. Las herraduras o las botas para cascos le protegerán sus cascos, esta sería una de las situaciones en que se debiera usar botas para cascos en las cuatro patas. Lo bueno de las botas es que pueden ser usadas sólo cuando el caballo está trabajando, permitiendo que los cascos se desgasten por sí solos en otros momentos del día.

4) Los caballos con cascos “malos” o “débiles”, donde los herreros han informado que al caballo no le va a ir bien sin herraduras. A los caballos se le “debilitan” sus cascos cuando las herraduras les reducen la circulación por lo que la muralla no puede llegar a crecer en su grosor y en su real capacidad.

Si usamos botas para cascos durante este año de transición, estos caballos nos demostrarán que los cascos crecen nuevos y resistentes igual a los que tienen los caballos que no han sido herrados. Si Ud. mira el casco después de un par de meses de haberlo dejado sin herraduras, se dará cuenta que hay una línea que claramente marca el comienzo del crecimiento de la nueva muralla del casco la cual es mucho más gruesa y sólida que la anterior.

Anterior Siguiente